• Biografía

En 1979, sentado con el profesor Krishna Pattabhi Jois, afectuosamente conocido como Guru ji, recibí una profunda idea de lo que seria esa etapa de mi vida. Él me daría el nombre de Shyama, otro nombre para Krishna. Esto es porque nací en la luna llena de Agosto/Septiembre, considerada por algunos como el día de nacimiento de Krishna. Guru Ji es reconocido por ser el creador de las series de Ashtanga Yoga, además de ser terapista, sacerdote, astrólogo y lector de la palma de la mano . El nombre Jois viene de la palabra del Sankrito para astrólogo. En ese día el leyó mi mano y me dijo: “después de 55, solo por meditar en la selva, tu…” . Aunque no completamente literal, él vió que en mi vida iba a suceder un profundo cambio.

Mi madre me vió nacer a las 1:11 am el Domingo 4 de Septiembre de 1952, año del Dragón, mas memorable para mi porque fue el año que Paramahansa Yogananda ascendió.  Es sabido comúnmente que hasta que su ataúd fue cerrado, tres semanas después de su muerte, su cuerpo no había comenzado ningún proceso de descomposición. Él es una verdadera inspiración de maestro/santo de los tiempos modernos y parte de mi linaje, la de Maha Avatar Baba Ji.
 
Tengo recuerdos tempranos, alrededor de los cinco años, de sanar a otros y mantener espacios para personas necesitadas. De hecho en una sesión de hipnoterapia cuando tenia 33 años, mas de mi vida durante mi infancia me revelada. Había estado cargando a mi familia (energéticamente) a los nueve meses de edad, completamente conciente de cada miembro de mi familia y de las dinámicas entre cada uno de ellos.
 
Comenzé la práctica de Yoga a los catorce años con Lilias Folan y Richard Hittleman. A los quince años Yogi Ramacharaka, Paramahansa Yogananda, Wilhelm Reich, Aldous Huxles, Erich Fromm y Alan Watts eran parte de mi biblioteca y era un ávido artista marcial.  A los veinticuatro un conocido le pidió a Swami Kousik  Manju que me  hiciera una pequeña demostración, haciéndole entender que sería un futuro estudiante. Manju hizo una demostración espontánea impresionante sin calentar previamente. Nadie ha demostrado la maestría de asana y vinyasa con una flexibilidad poco común para su tipo corporal y una fuerza mas allá de lo que pensaba posible. Hasta éste día esa demostración de Manju permanece siendo el yoga mas fino que he visto.
 
Mi novia, que luego sería la madre de mis hijos y yo estábamos muy interesados en la comida cruda y los jugos, inspirados por los Esenios, Tilden, Sheldon, Wigmore, Bragg, Walker, Jensen, Kovinskus, and Ehret. Las propiedades curativas de los alimentos y la nutrición continuaron siendo una parte importante de la terapia yoguica que practico.
 
El profesor K. P. Jois me certificó como profesor de Ashtanga en 1979 y continuo enseñándome las cuatro series completas (recientemente distribuidas en seis series). Las clases en ese tiempo eran a lo mas con ocho personas y por muchos meses yo era el único estudiante recibiendo 4 horas de lecciones personales del maestro. En otros momentos el otro estudiante esa una mujer cuadrapléjica que estaba practicando y recibiendo yoga terapia, algo que Guru Ji hizo en su shala y en el Hospital de Mysore. Casi todos los días subía a la habitación donde Guru Ji leía y me sentaba con él preguntándole acerca de técnicas específicas sobre yoga terapia. Él era apasionado y listo para entregarme todo lo que pudiera. Él conversaba sobre sus días con Krishnamacharya. Guru Ji se podía levantar de su silla donde leía el periódico y mostrar diferentes maneras de hacer un asana o vinyasa dependiendo de la necesidad que debía satisfacerse. El me mostraba técnicas y describía secuencias de asanas que muchos ashtangis de hoy seguramente estarían en desacuerdo.
 
Aprendí mucho sobre como enseñar a cuerpos flexibles como el mío  y también a cuerpos rígidos y fuertes viendo a Manju y a uno de sus estudiantes avanzados, Brad Ramsey quien luego se convirtió en mi socio en una escuela de yoga. Los muchos meses de lecciones privadas y conversaciones con el Profesor K.P. Jois, observando los diferentes tipos de cuerpo y habiéndome dañado  a mi mismo y habiéndome Guru Ji lesionado, (lo cual se disculpó conmigo mas de una ocasión) fue la inspiración que evocó la práctica de yoga y terapia que utilizo hoy.
 
Como mencione anteriormente, la sanación siempre ha sido parte de mi camino. Muchos astrólogos y clarividentes han visto al médico, sanador, clérigo y claustro en mi pasado. Un doctor en antroposofía y astrólogo me dijo que mi carta era lo mas cercano a Clara Barton, la mujer que comenzó con la Cruz Roja Americana, que había visto. Se aclaró describiéndome como una cruz roja espiritual. En la mitad de mis treinta guiado por la gracia, trabajé con un diplomático del Colegio de Kinesiología Aplicada, el Dr. Kart Hynes. En mi aprendizaje de cinco años con él entendí lo que se convertiría en la  columna vertebral de la evaluación de daños, tratamiento y prevención en yoga terapia.

Como su asistente, aprendí pruebas y evaluaciones ortopédicas, pruebas de funcionamiento de músculos, medir el rango de movilidad, evaluación de tratamiento preeliminar y reporte de progreso (para el doctor). Antes de 1985 cuando comencé con Kinesiología Aplicada estudié masaje para deportistas, masaje sueco, método Trager, Shiatsu, Deep Tissue, Fascial Release, PNF, Strain/counter Strain, Polaruty Therapy, y continue estudiando a medida que los años pasaron. Desde ese tiempo la terapia ha sido mi trabajo principal. Fue necesario para mi crear series de yoga modificadas acorde a mis lesiones, el estrés físico por trabajar en mi granja en Hawai y para mi aumento de edad. En mis cuarenta, al final de estos, la Gracia nuevamente actuó poniéndome en contacto con un hombre-medico Indio Nativo Americano, MD y científico investigador, Dawn Medicine Wolf. El Dr.Wolf mas adelante me entregó teorías y soluciones profundas.  

Ahora es el tiempo para enseñar Ashtanga Yoga Terapia, el nombre elegido por las vastas y todo-incluyentes ocho ramas de éste Camino Real, Raja Yoga.

traducido por Francisco San Miguel

Share this