• La responsabilidad de un yogi

No hay asanas que puedan contrarrestar los efectos negativos de la mala voluntad. No hay respiración que nos pueda llenar de prana sanador cuando estamos disconformes. Pararse de cabeza cuando la mente está divagando tiene poco beneficio y si la mente esta divagando entre envidia y competición, el brillo de la postura no solo será desperdiciado sino que infectará el cuerpo donde habitan esos pensamientos. No podemos encontrar satisfacción en la vida tan solo por poner el cuerpo bello y fuerte. El cuerpo reflejará los pensamientos que lo gobiernan.

• Poniendo el pasado atrás de nosotros

Durante el proceso del despertar usualmente es necesario poner el pasado en donde corresponde. Esto no significa que lo olvidemos. El pasado contiene las llaves de episodios y patrones que bloquean puertas hacia la pureza del presente y para permitir que surjan las nuevas creencias que son verdad para nosotros en este momento. No es suficiente tener una experiencia mística a través de meditación, un vistazo profundo de la realidad cósmica a través de peyote o ayahuasca (psicotrópicos) o el contacto con un Guru verdadero. Debemos aumentar estos despertares temporales.